Construcción de una lombricera casera//cerrando ciclos

Hace unas semanas hablábamos en este blog sobre el compostaje. Para la construcción de un huerto y, sobretodo para su gestión, es imprescindible partir de un diseño que tenga en cuanta como obtener el agua de riego y como conseguir la tierra idónea con la que plantar.

Anteriormente hablamos de qué es el compostaje, que puede compostarse y qué no, así como un proceso concreto de compostaje con niños/as. Y hoy vamos a hablar de cómo construir una lombricera casera, elemento que nos sirve para obtener el humus necesario para la tierra de nuestras macetas y huertos y que podemos tener en nuestras propias casas.

Las lombriceras pueden ser construidas por diversos materiales (cajas de frutas o cubos apilables…), y tener diferentes formas y tamaños (lo ideal sería en torno al metro cúbico), dependiendo de la cantidad de restos orgánicos que necesitemos, del espacio disponible en nuestras casas y huertas, etc. Lo interesante es saber cómo funcionan para que cada una, con sus posibilidades, se diseñe la que mejor se adapte a sus necesidades.

Se podría decir que una lombricera está formada por cuatro capas, a modo del esquema siguiente_

En qué consisten las capas?
_En la capa superior es donde se depositaría los restos orgánicos que queremos compostar que luego se cubriría por material natural seco (ramas, hojas de ároles, paja, papel o cartón);
_la segunda capa es donde las lombrices encontrarían su espacio principal, “su hábitat” y donde se irían comiendo los residuos anteriores una vez haya pasado algo de tiempo y hayan comenzado su descomposición;
_la tercera sería la capa donde iría cayendo la materia compostada a modo de humus, la materia que luego vamos a utilizar para la tierra;
_y la cuarta es donde se concentraría el líquido que va generando todo este proceso, un fertilizante natural concentrado, el vermicompost, que mezclado con agua en una concentración no mayor al 10% del agua, estimula increiblemente el crecimiento de las plantas e influye muy positivamente en el suelo donde se aplica.
A veces la encontraréis con tres capas, juntando la 1ª y 2ª en una, o hasta con dos porque no se separe el líquido final.

La localización de las lombriceras es importante, teniéndose que buscar espacios fuera del sol directo (las lombrices son de tierra y sólo salen de noche introduciéndose en la capa superior de la lombricera), en lugares sombríos y aireados.

Aplicando modelos como este, obtenemos una solución al problema de la basura, además de generar tierra de calidad para nuestros suelos y plantas.

Cómo hemos visto en los enlaces anteriores son muchos los elementos que pueden compostarse en una compostera (una lombricera que no cuenta con lombrices, por tanto, necesita más tiempo para hacer la digestión y generar humus) y otros, como las cáscaras de huevos, elementos que necesitan un organismo vivo para digerirlos, también pueden ser compostados pero en las lombriceras.

Este proceso, que si nunca se ha probado, puede parecer complejo, se está practicando desde hace unos meses con alguns niñs del colegio la Huerta de Santa Marina, en el centro de Sevilla, todos los lunes a primera hora, y es increíble como son capaces de trabajar con la basura que han generado entre todas, clasificarlas, y acondicionarlas para introducirlas en la lombricera y compostera que se ha construido en el propio colegio.

Cómo disfrutan y cómo disfrutamos nosotras de verlas/os!


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hazlo tú! y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s